microdermoabrasion

¿En qué consiste la microdermoabrasión?

La microdermoabrasión es un peeling mecánico que nos ayuda a proporcionar una luminosidad en el rostro, ya que hace un pulido de la capa epidérmica destruyendo las impurezas e imperfecciones que afectan nuestro delicado rostro.

Consiste en la aplicación controlada de micro-cristales que producen un efecto exfoliante normalizando las imperfecciones del micro-relieve cutáneo y dando como resultado una piel en optimas condiciones a la espera de recibir otros tratamientos complementarios.

Emplea una técnica que pule la capa cutánea superficial mediante la utilización de rodillos de oxide de aluminio.

¿Qué trata?

Esta técnica esta indicada para personas con piel gruesa, que presentan cicatrices deprimidas causadas por accidentes, cirugía, acné, machas cutáneas, arrugas faciales, y también se emplea como complemento de lifting facial.

Es una técnica de exfoliación rápida y eficaz para destruir células muertas de la capa superficial dándole a la misma un aspecto más joven y saludable. Consiste en pulir la superficie de la piel para eliminar las capas más superficiales de la epidermis (rostro). El paciente puede regresar a sus actividades habituales inmediatamente después del tratamiento, siendo solo necesaria hidratación y protección solar.

Algunos beneficios son:

  • Mejorar el aspecto y calidad de la piel
  • Atenuar manchas y pequeñas arrugas
  • Reducir los poros abiertos
  • Mejorar las cicatrices

El tiempo aproximado que dura el tratamiento es de 30 a 50 minutos, no requiere anestesia, el número de sesiones varían de acuerdo a las necesidades de cada tipo de piel.

Contraindicaciones

No está recomendado en personas con rosácea y venitas rojas (telangiectasia). Está prohibido en pieles con infecciones activas como: impétigo, herpes simple o verrugas planas.

Los efectos secundarios negativos son leves como eritema, sensibilidad o hiperpigmentación.
Hay que protegerse los ojos con gafas para evitar complicaciones de microcristales que entren en los ojos.
Cuidado si estás tomando antiinflamatorios, ácido acetil salicílico o anticoagulantes, coméntaselo al médico.